Categories

Recent Posts

recent comments

There is no comment

Frutos rojos, el revitalizante aroma del bosque

Fresa, frambuesa, grosella, arándano, mora… Todos ellos frágiles frutos silvestres que poco a poco hemos conseguido “domesticar” para su uso diario.

Frutos rojos, el revitalizante aroma del bosque

Fresa, frambuesa, grosella, arándano, mora… Todos ellos frágiles frutos silvestres que poco a poco hemos conseguido “domesticar” para su uso diario. Desde tiempos inmemoriales, estas pequeñas y coloridas maravillas de la naturaleza han cautivado nuestros sentidos, afrontando climas intempestivos y colgando como preciadas joyas entre enmarañadas y normalmente espinosas ramas. Surgen de forma espontánea en las zonas más boscosas y de clima normalmente frío, comúnmente en las zonas norteñas de Europa y América del Norte.

Las cualidades nutritivas de estos frutos son de sobra conocidas, potentes antioxidantes naturales, fuentes de Vitamina C, ricos en fibra y hierro… Pero uno de sus atractivos principales es su dulce aroma. Un olor que con tan solo percibirlo nos transporta a una agradable caminata por un sendero de bosque a finales de verano, una fragancia que ahora podemos transportar a nuestros hogares y puede convertirse en nuestro bastión contra el frío invierno.

El arte, la literatura y la mitología sobre estos frutos es amplio y variado, sobre todo en la mitología nórdica, donde se dice que los preciados frutos crecen en los lugares elegidos por Thor, fertilizados por las fortificaciones de sus enemigos reducidas a polvo y que posteriormente ofrecen “los frutos de su victoria” a los labradores. En la tradición cristiana las moras se relacionan con la negligencia y la ignorancia espiritual, mientras que las fresas silvestres y sus hojas son símbolos de justicia y espíritu elevado.

Según cuenta la leyenda, la corona de Cristo era de ramas de zarzamora, repletas de espinas y retorcidas. Esta planta en concreto no sale nada bien parada en las tradiciones, ya que se la relaciona con los malos augurios, simboliza el dolor y también tiene conexiones con la brujería. Hasta se ha considerado un castigo divino a la arrogancia y el ego: cuando Belerofonte intentó montar al caballo alado Pegaso simplemente para demostrar que podía hacerlo, como castigo, al quitárselo el caballo de encima cayó justo en medio de un enorme zarzal.

Estos frutos se han utilizado en la industria alimenticia desde hace siglos, ya sea de forma fresca, en confituras, mermeladas, secos… Hay infinidad de tés con aroma, sabor o directamente elaborados con frutos rojos y frutos del bosque. En la enología, se utilizan los distintos perfumes de los frutos del bosque para describir diferentes tipos de vino. En cocina, ya no solo los postres suelen lucir estos preciados productos naturales, sino que cada vez más platos los incluyen como un toque de sabor y color.

Aunque se las agrupe bajo los nombres de “bayas”, “frutos rojos” o “frutos del bosque”, dependiendo de las combinaciones que hagamos de los mismos, todos ellos tienen diferentes ambientes predilectos. Sin embargo, al tratarse de plantas silvestres, todos ellos soportan enormemente los cambios de emplazamiento y clima, de ahí que muchos de ellos ya se cultiven de forma artificial. Los conocidos como “berries” se cultivan ya en varias partes de España, destacando especialmente Huelva y varios cultivos al aire libre en zonas de Asturias, Extremadura y Galicia.

En los últimos años la producción de “berries” española ha crecido exponencialmente, siendo entre un 80% y un 90% del producto destinado a su exportación a distintos puntos del globo. Pero en nuestro país tenemos una zona privilegiada, el clima de Asturias es óptimo para el desarrollo de estas plantas y sus frutos. Todo ello está provocando un enorme impulso en el sector y la aparición de nuevas empresas y cooperativas para su cultivo y manufactura. La localidad de Villaviciosa llega al punto de celebrar un “Festival de Arándanos y Frutos Rojos de Asturias” anualmente, con concursos de cocina y numerosas degustaciones.

Dentro de nuestra gama de productos, se pueden encontrar los frutos del bosque en múltiples formatos. Desde los mikados de 180ml, 90ml, 40ml y 18ml, pasando por el ambientador de coche y llegando al spray o al pulverizador. Por otro lado, los frutos rojos se pueden encontrar en las velas cónicas sleever así como en el mikado cubo de madera.